El club de la lucha - Chuck Palahniuk


Lo cierto es que muy pocas veces me pongo a escribir una reseña justo después de haber acabado el libro, pero me temo que El club de la lucha lo merecía. Supongo que es prácticamente imposible que alguien desconozca la existencia de esta obra, ya sea por su formato cinematográfico o el original, por lo que las presentaciones no creo que sean necesarias. Así pues, lo único que puedo decir ahora tras haberlo acabado hace unos escasos minutos el libro es que me ha encantado. Me vais a permitir dejar todo uso de calificaciones objetivas de lado por hoy, pues aviso que es muy probable que prácticamente no las encontréis aquí. Y es que para ser una novela de unas 256 páginas sabe aprovechar al máximo cada letra que se esconde en su interior. Aunque me imagino que la gran pregunta que os estaréis haciendo la mayoría de vosotros ahora mismo es: ¿qué hace a El club de la lucha tan especial? Desconozco cómo exactamente se ha llevado a cabo su adaptación cinematográfica, pero si tenemos que hablar del libro creo que lo tengo bastante claro. 
Lo primero que me impactó al comenzar a leer la novela fue sin lugar a dudas el estilo de su autor. Digamos que fue amor a primera vista (y eso pocas veces me pasa). Quizás a algunos les pueda parecer un tanto extraño o hasta inconexo a ratos, pero lo cierto es que el estilo de Chuck Palahniuk es arrollador, brutal y todo un descubrimiento personalmente, puesto que es la primera novela que pasa por mis manos del autor y os aseguro que no será la última. Quizás un factor importante para entender mejor su escritura sea la necesidad de sentirse identificado con las sensaciones que describe, y es que eso sabe hacerlo con pasmosa maestría. Muy poquitos libros logran producir en mí ese cosquilleo de placer al leer una novela primero, tremendamente bien escrita y, una que describa cosas que han pasado por mi propia cabeza. O mejor dicho, sensaciones que no logro describir porque las palabras necesarias para ello se me escapan. Pues aquí tenemos a un señor que sí que sabe hacerlo, y muy bien de hecho. 

El segundo y tercer factor -y que en toda buena novela van muchas veces entretejidos- son la historia en sí y sus personajes principales. En El club de la lucha Chuck Palahniuk no solo logra narrar una historia -no importa sus tintes ahora mismo- sino que va mucho más allá, no se limita a la mera descripción para situarnos sin más o para guiarnos, sino que utiliza para ello todos los cabos sueltos que nos plantea por su cuenta para arroparnos en una cómoda pero inquietante maraña de sentimientos variados, situaciones diversas, tensas y llenas de adrenalina, pero además le da tiempo a jugar con nosotros escondiéndonos la verdad delante de nuestras propias narices. Así que que al igual que me pasó con La trilogía de Nueva York de Paul Auster (libro que reseñé hace algún tiempo en Generación Reader), me he sentido totalmente eclipsada por el esplendor de tal astuta jugada, aunque las pistas que iba arrojando a medida que llegábamos al final lo hacían quizás en parte un poco previsible. Dejando claros estos puntos, avancemos en lo que os interesa realmente. ¿De qué va exactamente El club de la lucha
¿Os parece si empiezo desde el principio? "Cuando se padece de insomnio nada parece real. Las cosas se distancian. Todo parece la copia de una copia de otra copia". Vale, quizás no sea exactamente el inicio de la novela pero a grandes rasgos sí que lo es, puesto que todo empezó con la misma idea. Un personaje que lucha contra su insomnio, que recurre al médico y éste incapaz de ayudarle le aconseja un método un tanto alternativo, visitar grupos de apoyo para ver lo que es el verdadero sufrimiento. Este es el lugar más cercano al principio, en el que conocemos al grandullón y maravilloso Bob, o a la odiosa Marla. Oh Marla, y es que desde que ella entra en la vida de nuestro protagonista todo parece derrumbarse. Pero no os asustéis tan pronto, a diferencia de muchos libros aquí no se trata de amor a primera vista, sino más bien de un odio que le impide comportarse tal y como viene siendo habitual en él. Insomnio y una satisfacción más o menos media con su estilo de vida, retazos de recuerdos de un pasado ya muy lejano -y a veces no tan lejano-, pero una continua sensación de que algo falla. Así se puede resumir a grandes rasgos la forma de vivir de nuestro personaje protagonista. Así, hasta que conoce a un extraño hombre en un playa de nombre Tyler. 

Tyler, el engranaje principal, el propulsor de todo lo demás. La estrella de la novela, aunque no sea mi favorito. Uno de los personajes mejor caracterizados, hasta un punto violentos, macabros y extraños, que he encontrado últimamente. Tengo que reconocer que otra de las cosas por las cuales probablemente me haya enamorado de El club de la lucha sea sin duda alguna la caracterización, historia y las relaciones entre sus personajes. El grado de dependencia de unos con otros, la necesidad casi enfermiza, o la peculiar relación que existía entre Tyler y nuestro protagonista, sean sin duda tan solo algunos de los factores que han contribuido a ello. Tyler es un personaje macabro, perfilado con precisión, mimo y detalle en cuanto a sus ideales y su modo de ver la vida. Por otro lado, es la salvación para muchos, almas perdidas que no ven un sentido a sus vidas hasta que conocen de la existencia de el club de la lucha. Quizás os suenen las famosas reglas, siendo la primera de ellas que no se debe hablar de él. ¿Pero y el resto de la novela? En resumidas cuentas puedo decir que al igual que Tyler metía fotogramas en sus películas, Chuck Palahniuk opta por meter frases, situaciones y diálogos que nos conducen de un modo continuo por la psique y las verdaderas necesidades de la especie humana
Por último, en cuanto a la recta final de la novela me ha parecido una jugada un tanto previsible pero astuta, con un giro de acontecimientos bastante impactante y un desarrollo que tan solo te anima a seguir leyendo hasta haber acabado la novela. Llegados a este punto lo único que puedo decir es que El club de la lucha es una de las novelas con las que más he disfrutado en muchísimo tiempo y desde ahora sin ninguna duda será uno de mis libros favoritos. Por lo que si todavía no lo habéis leído, lo recomiendo tremendamente.


Debolsillo / 256 páginas / 8.95€

Los fines de semana, en sótanos y aparcamientos, jóvenes oficinistas se quitan las camisas y pelean entre sí hasta la extenuación. Los lunes regresan a sus despachos con los ojos amoratados, algún diente menos y un sentimiento embriagador de omnipotencia. Estas reuniones clandestinas son parte del plan con el que Tyler Durd en, proyeccionista, camarero y oscuro genio anárquico, aspira a vengarse de una sociedad enferma por el consumismo. Una de las novelas contemporáneas más originales, que ha llegado a convertirse en un clásico underground.

Se encuentra en , . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

One Response to El club de la lucha - Chuck Palahniuk

  1. Qué ganas tengo de estrenarme con este autor y sobre todo de hacerlo con este libro, la película está entre mis favoritas de siempre.
    Un beso!!

    ResponderEliminar

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com. Header pertece a HazukiRokudo