El color prohibido - Yukio Mishima


Bueno, aquí estamos. Mi primer cinco estrellas de 2014 y yo por fin reunidos. Os seré sincera, no fue un camino fácil. Siempre da miedo comenzar un autor nuevo, pero por suerte este sentimiento se mezcla a su vez con una excitación que se mete en cada rincón de tu ser esperando las tan ansiosas primeras páginas, el final del primer capítulo. Por otro lado, existe la posibilidad que ese autor del que tanto has oído hablar y que tanto te han recomendado todos tus conocidos con ímpetu no te parezca para tanto (aka yo con Stoner). Pero los japoneses no suelen defraudarme. Su literatura, aunque muy característica por tratar temas comunes y parecer monótona y aburrida a algunos, es uno de mis mayores placeres como lectora. Me gusta su tranquilidad, el tiempo que se toman para mostrarte la historia, el mimo por el detalle sin importancia, como la comida o el disco favorito de su protagonista (cosas superfluas que no gustan a todos y no siempre), junto a una caracterización exquisita de los habitantes de sus páginas. Y por supuesto la temática de la novela en sí, aunque en ninguna obra japonesa que se precie pueden faltar corazones rotos por sus muy variados motivos, las respectivas opiniones sobre la vida y la muerte, y un retrato de la sociedad japonesa que, curiosamente, casi siempre suele tener un tinte crítico, duro y para nuestro goce, realista.

Pues bien, El color prohibido va un poco más allá, viniendo ya de por sí con todos esos ingredientes mencionados, además nos presenta una dura critica hacia las mujeres, la institución del matrimonio, pero una vez más nos demuestra que las responsabilidades familiares para los japoneses priman por encima de todo lo demás. Digo que mi camino con Mishima al principio no fue fácil por justamente esa razón, la primera vez que intenté abordar su obra me escandalizó un poco un pasaje que contenía una descripción un tanto degradante sobre las mujeres, hasta el punto de que llegué a sentirme ofendida. Cuando lo intenté por segunda vez, a pesar de que muchos puedan tildar con pasmosa facilidad el libro como una de las cosas más "machistas" que hayan pasado por sus manos durante los últimos tiempos, creo que es algo que hay que analizar en su totalidad. Y es que uno de los pilares de El color prohibido es la homosexualidad (cosa que tenemos que tener muy en cuenta). Por lo tanto creo que ese odio hacia el género femenino en algunos de sus pasajes queda digamos que "justificado".

Lo primero que llama la atención es que Mishima nos miente desde el principio, o al menos eso pensamos si no hemos ahondado en la descripción de la novela. Conocemos a un escritor enamorado de una joven que a veces le visita en su casa. Enamorado, perdido y obsesionado decide darle caza para simular un encuentro "fortuito" en el hotel en el que ésta se encuentra pero para su sorpresa no está sola, y con ella reside un enigmático joven de una arrebatadora belleza que hechiza tanto a mujeres como hombres por igual, y cuyo nombre es Yuichi. Poquito a poco, casi avergonzado entra en escena el eje principal de la novela. Debido a una serie de circunstancias éste le confiesa al viejo su penosa situación económica y familiar, relatándole por encima su vida: madre enferma, las clases de la universidad, y lo más importante de todo, Yuichi no puede amar a las mujeres. Así pues, el viejo escritor intentará sacarle el mayor provecho a la situación, haciendo que finalmente Yuichi se vea obligado a casarse pero de paso encuentra un modo ideal para vengarse de algunas de las mujeres que le han rechazado durante su vida. Aunque el argumento a priori pueda resultar hasta demasiado simple, no es una novela tampoco tan fácil de leer. Y es que el estilo de Mishima es de todo menos fácil. Utiliza un lenguaje no muy complejo, pero la madurez de sus palabras y las descripciones de ciertas sensaciones o sentimientos en sus páginas a veces son un poco difíciles de comprender -a la par que hay párrafos arrebatadores-. Por lo tanto, es una novela que hay que saborear con tranquilidad, aunque los altibajos tampoco es que sean inexistentes. En ocasiones Mishima cae en la repetición de la misma idea que emerge cada cierto tiempo aunque la primera vez nos haya quedado lo suficientemente claro su contenido, utilizando de paso el mismo esquema y un trasfondo parecido en las conversaciones entre el joven y el viejo escritor, que muchas veces giran sobre la misma idea.

Pero al mismo tiempo, El color prohibido es una novela con mucho potencial, si a la escritura tan característica de Mishima le sumamos una historia que abarca un tema tan poco explorado para la época como es el de la homosexualidad, y de una manera tan explícita además, mostrándonos de paso todas sus facetas; las fiestas, los lugares de reunión y hasta algunos corazones rotos, si lo juntamos con un elenco bastante escaso de personajes que juegan a favor de Mishima, haciendo que pueda centrarse sobre todo en sus historias, relaciones, y sus respectivas conexiones, y añadimos dos pesos pesados con Yuichi y el viejo escritor, que desean aprovecharse mutuamente de su relación, obtendremos una novela que puede llegar a gustar mucho al lector -como siendo mi caso- pero también llegar a escandalizar con algunos de sus pasajes, así que recomiendo ser receptivo a todo aquel que desea darle una oportunidad. Personalmente y a modo de conclusión me quedo sin duda alguna con la profundidad de la personalidad de Yuichi y las intenciones del viejo, pero sobre todo, el giro que le dio Mishima muy cercano al final, muy merecido bajo mi punto de vista. Eso sí, quizás me haya quedado un tanto desencantada con las últimas páginas en cuanto a la personalidad de Yuichi, pero no por ello para mí El color prohibido deja de ser una de las mejores novelas de este año. Así pues, recomiendo el libro a todo aquel que no tenga miedo a enfrentarse al odio hacia las mujeres narrado de un modo tan explícito, que no tenga miedo a leer sobre temas como la homosexualidad, y que quiera disfrutar de uno de los escritores más conocidos de Japón.

    

Alianza Editorial / 608 páginas / 12.95€

Shunsuké, un famoso escritor sexagenario, se siente atraído por la extraordinaria belleza de un joven homosexual, Yuichi. Encallado en una encrucijada vital, se ve tentado por la idea de vengar por medio de él las muchas frustraciones que le han hecho experimentar las mujeres y se embarcará en un juego perverso cuyas insospechadas consecuencias está muy lejos de prever.

Se encuentra en , . Bookmark the permalink. RSS feed for this post.

Swedish Greys - a WordPress theme from Nordic Themepark. Converted by LiteThemes.com. Header pertece a HazukiRokudo